Ropa adecuada, tercer error

Cuando empecé a andar salía con la ropa normal con la que andaba por la calle. Al fin y al cabo no hacía otra cosa que andar y el ritmo no era muy alto. Cuando comencé a aumentar la distancia y velocidad mantuve la misma indumentaria, ya que nunca fui muy amigo de los chándales.

Fue un error que pronto descubrí, ya que al sudar la típica camiseta de algodón se empapa y acaba produciendo rozaduras, en mi caso en la zona de los hombros. Por otro lado un día se rompió el pantalón en la entrepierna lo que acabó produciéndome rozaduras en el interior de las piernas. Tras ello me dirigí a un outlet de Nike e invertí en un par de camisetas para correr y un par de pantalones.

Las camisetas son de un tejido que no se empapa, permitiendo la transpiración con lo que ayuda a mantener el cuerpo seco. En el caso de los pantalones opté por unos tipo malla, ajustados, ya que entendí que con ellos podría evitar los rozamientos, algo que de momento no se ha vuelto a producir.

De momento me sigo resistiendo al chandal y por encima de los pantalones de deporte llevo unos de calle que ya me empiezan a quedar grandes.

Leave a Reply