Andar con frío, segunda parte

Durante el pasado fin de semana navideño estuve en Lugo una ciudad donde hace bastante más frío que en Vigo. A pesar de las fiestas mantuve el propósito de andar todos los días, algo que hacía por la mañana.

Hubo días de bastante frío, con una buena helada y temperaturas de 0 o menos grados y en ellos probé mi configuración para andar con frío. El resultado fue más o menos satisfactorio salvo en las piernas, ya que no las protegí lo suficiente y a pesar de calentar antes de salir a andar, creo que nunca estuvieron a la temperatura adecuada. De hecho ahora noto una molestia en uno de los cuadriceps que bien puede ser debida a ello.

Comparando los tiempos de Lugo con los que hago en casa, en Lugo fui siempre más lento, lo que achaco también al frío. Ya sabéis, si vais a andar con frío de verdad, ¡no os olvidéis de que las piernas necesitan calorcillo!.

Leave a Reply