Mi breve prueba de las Nike Lunarglide +

Aprovechando que encontré en las rebajas unas Nike Lunarglide + a buen precio, las compré pensando en tener un segundo par de zapatillas más ligero y fresco para los meses de verano. En la tienda parecían muy cómodas y la web de Nike las recomendaba para usuarios con tendencia supinadora como yo, así que me las llevé.

Las estrené ese mismo día recorriendo unos 12 km. Me sentí un poco decepcionado, andaba a un ritmo mucho más lento que el habitual y al poco de salir me surgió un dolor en el tobillo derecho. Pensé que era cosa de ser lunes y de no haber calentado lo suficiente y tras una pequeña parada regresé sin más molestias aparentes.

Al día siguiente volví a salir con ellas, habiendo calentado bien y con la mosca detrás de la oreja. Todo parecía ir bien hasta que al recorrer 1 km el dolor volvió a aparecer. Estaba claro que era un problema de las nuevas zapatillas así que di la vuelta rápido sin llegar a la hora recorrida y con la decisión de devolverlas al día siguiente.

El Dynamic Support System que montan las zapatillas ofrece según Nike lo mejor de los dos mundos ofreciendo una buena amortiguación y estabilidad, sin obligar al usuario a elegir una u otra. Está claro que, al menos en mi caso, el sistema hacía el efecto contrario, obligando a mi talón a girar más, produciendo el dolor. Creo que Nike debería revisar su aplicación web para recomendar zapatillas.

Al menos la tienda donde las compré me aceptó la devolución sin problemas y cambié las Lunarglide por unas Pegasus 26 ya conocidas.

Leave a Reply